Arte, sabor y cultura en una pieza de chocolate mexicano

Un extraordinario regalo de México al mundo. En su inicio sólo lo podían comer los dioses, después los gobernantes y sacerdotes y ahora lo es para toda la humanidad. Exquisito, sabroso, nutritivo, apetitoso, un real... “Alimento de los Dioses”.


Te invitamos a saborear "Una dulce imagen de México": Dulce porque estamos utilizando el mismo chocolate considerado como "alimento de los dioses” por nuestros antepasados aztecas, olmecas y mayas. Imagen porque cada figura es una copia fiel de una escultura o monumento prehispánico autorizada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia. México porque cada figura está elaborada de forma artesanal con cacao originario de Tabasco y Chiapas y procesado como chocolate en Oaxaca.