Para los integrantes de la etnia wixaritari el dios Tatewari (Nuestro Abuelo) es el fuego, la chispa originaria que integra todas las fuerzas vitales de la naturaleza: agua, viento, aire y fuego. Los Kaka+yarixi (plural de Kaka+yari) son los grandes espiritus ancestrales del pueblo Huichol (plural de wixárica) y ellos han dejado sus marcas en la tierra; cada hecho tiene un porqué, todo está relacionado, todo depende de todo. Su ritual más significativo es el mitote, ceremonia religiosa con danzas y movimientos mágicos para activar la energía vital del universo, para agitar la vida, o sea al kipuri.

Para los huicholes existe un lugar, una tierra sagrada: Wirikuta (el gran desierto en San Luis Potosí o desierto del gran Nayar) a donde van en busca del jícuri híkuri (el rostro del divino o peyote, la planta sagrada) y que sólo los mara´akames (chamanes) pueden comer y, así, estar preparados para librar batallas en el terreno de lo sobrenatural.

 

Leave a Reply