En el México prehispánico Quetzalcóatl tiene una enorme importancia. Entre los toltecas, olmecas, mayas, mixtecos y aztecas se presenta como su dios principal. Su historia empieza cuando nace como Ce Ácatl Topiltzin Quetzalcóatl rey de los toltecas, sucesor de Huetzin y Uhuitimal. Fue un monarca con extraordinaria habilidad y enorme talento; espléndido constructor de caminos, innovador de las artes de la alfarería y la fundición de metales; así como de la talla de piedras preciosas y joyas. El fue quien introdujo el chocolate y el uso del hule en la vida de los pueblos tolteca, maya y azteca. Como dios se ve representado en la pirámide de Quetzalcóatl en Teotihuacan; en Xochicalco en la pirámide de las serpientes emplumadas y en Chichén-Itzá en la pirámide de Kukulcán. También se le identifica como “la estrella de la mañana” o el planeta Venus.

Leave a Reply