El maíz ha sido, a través del tiempo, el alimento básico del pueblo mexicano; en prácticamente todas nuestras culturas encontramos un dios o diosa que lo representa: en la cultura zapoteca lo fue Pitao Cozobi que también fue la diosa de la agricultura y de las cosechas. Fue ella quién estuvo en contacto con otros dioses y junto con ellos le daban el permiso a los hombres para modificar Ia naturaleza del cerro y del valle siempre y cuando fuera para trabajarse y producir comida, producir el maíz: nuestro sustento. Para que las cosechas fueran abundantes los campos eran regados con la sangre de los sacerdotes de la diosa Pitao Cozobi antes de la siembra y después de la cosecha. Cada año, al término del ciclo agrícola, el sacerdote principal de Dani Báa (Mitla) le daba las gracias a los dioses por los resultados de un buen año agrícola.