Esta escultura se encontró en “El Consuelo” cerca de “Rio Tamuín” en la zona huasteca de San Luis Potosí. La cultura Huaxteca (900 a 1200 d.C.) se desarrolló en una zona de intenso calor y lluvia lo que influyó notablemente en su estilo de vida y en su muy variada elaboración de esculturas. El “Adolescente de Tamuín” representa a un joven desnudo con deformación en el cráneo y en los lóbulos de las orejas. La parte derecha de su cuerpo presenta gran variedad de cicatrices o tatuajes entre los cuales es posible reconocer mazorcas de maíz en ambos hombros y en la espalda; un tipo de flor con dos circulos concéntricos y cuatro pétalos y otra flor más con una ave en su centro. También se identifica el perfil simple del dios Ehécatl (a éste se le relaciona con el viento). Con todas las figuras ya descritas, es posible pensar que la escultura estuvo relacionada con la agricultura. Otros detalles que se ven también resultan sorprendentes: la nariz (ahora rota) presenta perforaciones para portar narigueras, la mano derecha en el pecho muestra una oquedad para colocar un estandarte o bandera. Los dientes (que se ven en la boca entreabierta) fueron tallados para hacerlos puntiagudos. Además, sus medidas de 1.11 x 0.39 m la hacen una de las esculturas más hermosas del México prehispánico.

Leave a Reply