Los adictos al chocolate pueden estar tranquilos: el cacao no es el responsable del acné. Comer mucho pan y abundantes cereales refinados, más aún que el chocolate y otras comidas grasientas, puede ser la verdadera causa que explique la aparición de los tan temidos granos, un problema que, en las sociedades desarrolladas, afecta al 95% de los jóvenes con 18 años.

Esta es la nueva teoría que apunta la doctora Loren Cordain, profesora de biología evolutiva en la Universidad de Colorado, en una novedosa investigación publicada en la revista Archives of Dermatology”. La elevada producción de azúcar que resulta del consumo de estos alimentos refinados provoca un aumento de la producción de insulina y del factor de crecimiento de la insulina (también llamado IGF-1), dos sustancias que podrían redundar en un agravamiento del acné.

http://www.elmundo.es/elmundosalud/2002/12/10/dieta/1039515317.html